El cambio empieza con la energía verde

2019-05-09T15:00:12+00:00Ahorrar luz|

En este momento, en que la conciencia medioambiental está creciendo cada vez más en la gente, no hay excusas que valgan para no pasarte a la energía verde.

La base para convertir tu hogar en un lugar activista y respetuoso con nuestro planeta, es empezar por consumir energía verde.

 

La principal pregunta sería: ¿Cómo puede ser que todavía haya personas que no escogen una empresa de suministro de energía verde?

No hay justificación que valga, ya que, la energía verde, no es ni más cara, ni es una estafa, ni más difícil de encontrar, ni, sobre todo, no hay capacidad de suministrar a todos.

 

La energía verde no es más cara, es muy simple, en España no existe un sector específico encargado de comercializar le energía verde, por lo que todas las empresas que suministramos energía verde la compramos en el mismo mercado que la energía no renovable, y por lo tanto la adquirimos al mismo precio.

Por supuesto, las empresas encargadas de suministrar la energía verde tenemos que garantizar que el origen de la energía verde que suministramos es realmente procedente de fuentes renovables.

¿Cómo lo certificamos? Muy sencillo, con el certificado de Garantías de Origen (GdO’s) que proporciona La Comisión Nacional de los mercados y la Competencia. Este certificado, lo que nos garantiza es que, la energía verde comprada, proviene productos de energía renovable.

 

No vale decir que no encuentras una empresa suministradora de electricidad, que no te proporcione energía verde, porque es imposible. Actualmente, al igual que nosotros, hay muchas empresas que han entrado al mercado de la energía verde para poder disminuir, cada vez más, el consumo de aquella que no es renovable.

 

Por último, de la misma manera que, cada vez más las empresas suministradoras escogen la energía verde para vender a sus clientes, existen cada vez más productores de energía que invierten en fuentes renovables para suministrar a toda la población la energía verde que necesitan.