Diferencias entre un coche eléctrico y un coche hibrido

2019-12-05T09:27:32+00:00movilidad eléctrica|

Ya han pasado casi dos décadas desde que el primer coche híbrido se empezó a fabricar, pero todavía hay mucha gente que no ve las diferencias entre un coche eléctrico y un coche híbrido.

Cuatro de cada diez conductores españoles, reconoce no saber las diferencias ante los nuevos sistemas de propulsión.

Las diferencias entre un coche eléctrico y uno híbrido son relevante a primera vista, ya que el coche eléctrico se mueve por uno o más motores eléctricos en cambio el coche híbrido utiliza un sistema de propulsión innovador a la par que el cotidiano. Combina el rendimiento de un bloque de combustión (gasolina o diésel) con otro eléctrico.

Obviamente, otra de las grandes diferencias entre el coche eléctrico y el coche híbrido, es la autonomía que tienen estos vehículos, hoy en día hay pocos coches eléctricos que posean una gran autonomía que supere los 400 o 500 kilómetros, y los que hay, son extremadamente caros, sin embargo, cualquier coche híbrido, puede ofrecer la misma autonomía que cualquier vehículo de combustión interna o incluso superior.

A diferencia de un coche tradicional,  el coche eléctrico es totalmente silencioso, a la hora de la conducción son suaves y fáciles de manejar, nos entregan su máximo par motor cuando pisamos el acelerador, ofreciendo una respuesta totalmente inmediata, incluyen sistemas de autorecarga para obtener energía en la frenada y diferentes modos de conducción los cuales nos permiten extender la autonomía los coches eléctricos. Los mismos obtienen la etiqueta cero emisiones de la Dirección General de Tráfico (DGT), que, hasta el momento, les permite circular sin restricciones por el centro de las ciudades o acceder cuando hay restricciones por contaminación. Otra de las tantas ventajas que tiene, es que algunas plazas, disponen de aparcamiento gratuito, con 0 coste pueden aparcar en los sitios preestablecidos por el ayuntamiento.

A diferencia de los coches eléctricos, los coches híbridos, nos ofrecen un tipo de conducción el cual nos permite aprovechar la autonomía en modo eléctrico, mientras que no utilizamos el motor de combustión (gasolina o gasoil). El motor de combustión tradicional nos permite circular sin las limitaciones del coche eléctrico. También obtienen la etiqueta cero de la DGT (siempre que excedan los 50 kilómetros de autonomía).

Si tiene alguna duda más sobre las diferencias entre un coche eléctrico y un coche híbrido, no dude contactar con nosotros.